Revisión mamaria.

Revisión mamaria.

La exploración, o revisión mamaria es esencial en un examen ginecológico y consiste en:

  • Observación de las mamas, simetría, color, presencia de deformidades o lesiones cutáneas.
  • Palpación de cada una de las mamas de forma circular, desde la parte más cercana de la areola hasta la más exterior.
  • Se puede completar, si tu ginecólogo considera oportuno, con una ecografía mamaria o una mamografía.

PATOLOGÍAS MAMARIAS

Existen distintas patologías relacionadas con las mamas, las más frecuentes son:

MASTITIS: Consiste en una inflamación o infección de la mama.

DISPLASIA: Es una alteración en la estructura de la mama que producen aglomerados, cambios grumosos.

NÓDULO: Es una dureza localizada. Puede ser un quiste con líquido o una displasia benigna.

FIBROMA O FIBROADENOMA: Es un nódulo sólido, benigno y se recomienda su extirpación cuando alcanza un tamaño de unos 2 cm.

QUISTE: Es un nódulo con líquido en su interior.

CÁNCER: Presenta muchas características y variabilidad.

TE RECOMIENDO:

  • Consultar si tienes antecedentes familiares de cáncer de mama.
  • Realizar ecografias y/o mamografias según te indique tu medico.
  • Autoexploración: Palpación de tus mamas después de las reglas.

IMPORTANCIA DE LA AUTOEXPLORACIÓN MAMARIA.

Detectar un cáncer de mama lo antes posible, aumenta en gran medida las probabilidades de que el tratamiento tenga éxito.
Mediante la revisión regular de las propias mamas (autoexploración), las mujeres podemos notar cualquier cambio que se presenta.
El mejor momento para hacerlo es una semana después de la menstruación.
La mejor situación delante de un espejo para comprobar visualmente cualquier irregularidad.
Después debemos palpar con las yemas de lo dedos las mamas, prestando especial atención a la zona de los pezones y de las axilas.
Siempre, consulta al ginecólogo, te dirá con que periodicidad debes acudir.